Especies prioritarias para la conservación en Uruguay, 2009. Articulación interinstitucional e integración de saberes en la construcción de conocimiento

Añadido por asistente2@acuedi.org - Jun 11, 2014 - Agrociencias

Descripción

Para implementar la etapa inicial de un sistema nacional de áreas protegidas que conserve una muestra representativa de la biodiversidad de Uruguay es necesario contar con una importante base de información sobre el grado de vulnerabilidad que presentan las distintas especies nativas frente a las diversas presiones antrópicas y reconocer entre estas especies prioritarias para la conservación, aquellas cuya persistencia en el territorio depende de su protección dentro de áreas protegidas. Seleccionar que especies serán objeto de esfuerzos de protección constituye un proceso particularmente importante, dada la escasez de recursos disponibles para la implementación de estrategias de conservación. Una mala elección puede significar que especies que requieren tales esfuerzos no los reciban, comprometiendo aún más su situación. Alternativamente, puede implicar que los escasos recursos disponibles se desvíen hacia especies que no los necesitan realmente, disminuyendo así las probabilidades de éxito de las estrategias finalmente implementadas. Dada la relevancia de la mencionada selección la DINAMA, a través del proyecto SNAP, ha coordinado e impulsado en forma conjunta con la Dirección General de Recursos Naturales Renovables (MGAP), la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (MGAP), la Dirección General Forestal (MGAP), el Museo Nacional de Historia Natural y Antropología (MEC), el Museo y Jardín Botánico Profesor Atililo Lombardo (IMM) y la Universidad de la República (UdelaR), la elaboración de una lista de especies nativas prioritarias para la conservación en el país.


Soutullo, A., Sosa, B. & Scarlato, G. (2010). Especies prioritarias para la conservación en Uruguay, 2009. Articulación interinstitucional e integración de saberes en la construcción de conocimiento. Agrociencia, 14(3), pp. 114-117.

Comentarios